NewsLetter
Chile reiteró críticas a la "acción desproporcionada de Israel"   -    Berni duro con Scioli: “Es consciente del pico delictivo en la Provincia”   -    Chile reiteró críticas a "acción desproporcionada de Israel"   -    Scioli lamentó el fallecimiento de Julio Grondona   -    Empresas privadas chinas ponen la mira en el mercado petrolero de Venezuela   -    Se suicidó el ex diputado Juan Laxagueborde   -    El presidente catalán insiste en la consulta soberanista   -    Randazzo: "No se puede ser peronista sin sentirse kirchnerista"   -    EE. UU. acusa a Rusia de violar un tratado clave de la guerra fría   -    Tornquist: tratan polémico proyecto sobre uso de agroquímicos   -    La agenda política opaca el carácter comercial del Mercosur en Caracas   -    Los afiches de Domínguez: “Ayer, Braden o Perón; hoy, Griesa o Cristina”   -    Según la ONU, el derribo del avión Malaysia Airlines podría ser un crimen de guerra   -    “No diría que es una década depredada”   -    El Consejo de Seguridad pide una tregua incondicional en Gaza   -    El gobernador confirmó que fue "al voleo" el secuestro del papá de Tevez   -    Kerui Petroleum concluye perforación del pozo más profundo en Indonesia   -    Nación evalúa un plan para reparar caminos rurales   -    Evo lanza su campaña en busca de un tercer mandato   -    A pesar de las operetas, las encuestas dan a Randazzo muy lejos de Scioli   -   
 |  31969 visitas
RSSRSS   
El Tiempo Buenos Aires.

Política de medios | Informe REALPOLITIK


Trenes, subtes

Trenes, subtes.

Trenes, subtes.





REALPOLITIK | 4 de marzo de 2012

Por FABRICIO BRECCIA

 

Esta semana estuvo cargada de decisiones políticas y discursos que abordaron varias temáticas de importancia para el país -sobretodo, en realidad, el de CFK-. En esta columna nos detendremos para analizar solamente dos: intervención transitoria de TBA y la suspensión del traspaso del subte por parte de Macri. Los medios: como siempre.

 

INTERVENCIÓN TRANSITORIA

 

La intervención provisoria de Trenes de Buenos Aires fue una de las noticias principales en todos los medios nacionales. Entre éstos –los medios, los diarios- está claro en sus titulares a cual bando pertenecen (y al escribir a cual bando pertenecen, parece que adhiriera a una dicotomía absurda en la que está sumergida el país en lo político-discursivo, un estado binario de ellos o nosotros, o nosotros y ellos, como si no dieran lugar a visiones políticas alternativas. Pues no, no adhiero y creo que nos embuten de perorata dualista).

 

Antes, me permito una opinión: Luego del discurso de CFK en Rosario, en el acto por el bicentenario de la creación de la bandera, donde la presidenta dijo que tomaría las decisiones necesarias una vez que la Justicia determinara qué había sucedido, rápidamente pensé una objeción a aquel discurso –recordemos, esperados por casi todos, a cinco días de la tragedia/masacre/ accidente de Once-: dije que la decisión política no debía esperar a la justicia. Que ésta vaya por sus carriles de investigación, lentos y burocráticos, para determinar qué fue lo sucedido, pero que la decisión política no necesitaba el veredicto de la justicia. Incluso, no necesitaba de las muertes en Once. La política ferroviaria pedía –y sigue pidiendo- una determinación para que el servicio de trenes –y de transporte público en general- funcione. Y que si esa decisión política, en la cual el estado asuma la responsabilidad para recuperar los trenes a su orbita, no la tomaba este gobierno que se llama a sí mismo nacional y popular, difícil que lo determine otro. Este gobierno si es nacional y popular debe brindar todo de sí para el beneficio de los trabajadores. La justicia determinará causas y responsabilidades, que deben saberse, pero que solas no cambian la ecuación: el tren seguirá funcionando igual si el estado no interviene.

 

A los dos días se dispuso la intervención provisoria de TBA. Sigo pensando lo mismo. Ojalá que éste sea un primer paso. Entiendo que este tipo de decisiones políticas –como la estatización definitiva del sistema ferroviario o de YPF- requieren de un proceso, de romper barreras, que no son soplar y hacer botella. Si esta intervención va en camino a la estatización, vale la pena. Si no, es más de lo mismo.

 

Vayamos a los medios: Clarín, quien siempre tiene algo para decir, quien siempre encuentra lunares, sin importar cuál sea la noticia, tituló “Intervienen TBA y habrá menos cantidad de trenes”. Y habrá menos cantidad de trenes, esa es la objeción de Clarín, que habrá menos cantidad de trenes. ¿No le interesa la política ferroviaria de este país?, ¿cuál es su posición al respecto, digo, qué piensa sobre el rol del estado en este campo?.

 

Luego hizo hincapié en una supuesta contradicción: “’Voy a tomar las decisiones que sean necesarias una vez que la Justicia decida’, había manifestado el lunes la Presidenta durante el acto en Rosario. Ante estas palabras, se especulaba con que el Gobierno iba a esperar a que la Justicia avanzara en la investigación para tomar alguna medida. ‘Lo que dijo Julio (De Vido) estuvo en línea con lo de Cristina”.

 

La Nación, en la misma sintonía que Clarín, tituló: “Intervienen TBA por 15 días y sacan trenes de circulación”. Incluida también la supuesta contradicción, “Con urgencia y sin esperar a los peritajes judiciales, el gobierno de Cristina Kirchner resolvió ayer la intervención por 15 días en la empresa Trenes de Buenos Aires (TBA), del Grupo Cirigliano”.

 

El diario El Día fue más neutral: “Intervienen TBA mientras se aclaran causas del desastre” y desarrolló en sus párrafos que “La medida resuelta por el Gobierno será al menos por 15 días, tiempo en el que esperan resultados de las pericias. La intervención podría significar una reducción en la cantidad de frecuencias y de pasajeros permitidos por formación con el objetivo de ‘garantizar la seguridad de los pasajeros y la prestación del servicio’, señala la resolución 199 del ministerio de Planificación Federal, tomada con carácter ‘preventivo, cautelar y transitoria’”.

 

Pagina 12 tituló “Cambio de maquinista para la marcha de TBA” un título –aunque no estoy seguro de sus intenciones, digo si es solo por fidelidad al estilo del diario o por expresar una opinión- que sugiere que la decisión política es de cambiar el maquinista, o sea, cambiar quien maneje a TBA, o a los trenes. Digamos que es bien distinto si el nuevo maquinista es el estado u otra empresa. Y Página 12 explicó que la “La intervención durará el tiempo que demore la Justicia para determinar las responsabilidades del accidente en la terminal de Once”.

 

Tiempo Argentino, con discurso similar al de Página 12. “El gobierno intervino por 15 días las líneas Sarmiento y Mitre” fue el título y luego publicó: “La medida tiene carácter preventivo, a la espera de los resultados de las pericias judiciales sobre el choque del tren de Once. El objetivo es verificar el destino de los subsidios y el estado del material rodante”.

 

YO NO LOS QUIERO

 

Mauricio quería los subtes, pataleó para tenerlos, los consiguió, subió la tarifa y ahora no los quiere. La decisión del jefe de gobierno porteño es irresponsable. No me refiero estrictamente al hecho de suspender el traspaso del subte en sí, sino al momento y sus razones. Las mismas, las que expone – ¿le dictan?- como excusas, lo hubiesen llevado a no firmar el convenio. Pero resulta que ahora se dio cuenta de todo, de los diez años de falta de inversión y de la mar en coche. Seguro que la tragedia de Once influyó en esta decisión, y sea por oportunismo político, para aparecer como único presidenciable al 2015 –una muestra más de los gobernantes que supimos conseguir como sociedad: la gestión queda de lado, ante las aspiraciones de perdurar en el poder-, o  sea por temor a que la tragedia/masacre/accidente sucediera bajo tierra, en los subtes, la decisión política es, como mínima, irresponsable: cero gestión, o estrategia vil o ineptitud, ambos son peligrosas, juntas: peor.

 

–Si no quiere arriesgarse a una tragedia/masacre/accidente, repito: no se necesita de las muertes de Once para darse cuenta que es urgente una política en el campo del transporte público, ahora bien ¿por qué le pediría a Macri una política estatal de transporte público que beneficie a los trabajadores, a la clase más pobre de Ciudad de Buenos Aires?. Sería, por antecedentes políticos e ideológicos de Mauricio, pedirle peras al olmo.

 

En los medios, esta decisión tuvo sus repercusiones. La Nación y Clarín mostraron una versión resuelta, segura, firme del jefe de gobierno. La Nación tituló: “Macri enfrenta al Gobierno y suspende el traspaso del subte”. Y en uno de sus primeros párrafos enfatizó sobre la rapidez con la que se movió el líder Pro: siempre mostrando su accionar como una consecuencia de una virtud. “Horas después de que la ministra de Seguridad de la Nación, Nilda Garré, comunicara que desde hoy ya no habrá agentes de la Policía Federal para vigilar las estaciones del subte, Macri reaccionó: convocó a todo su gabinete para confirmar que no continuarán los trabajos con los funcionarios nacionales, que ya sumaban 60 días de los 90 estipulados en el convenio. De todos modos, se sabe que la decisión había sido tomada varios días atrás”.

 

Las razones: las expuso el mismo Macri, aunque el Clarín también agregó las suyas para justificar la decisión. El título fue “Macri rechazó el subte y el Gobierno salió a cruzarlo” y desarrolló que "La confirmación de la salida de la Policía Federal de la custodia de las estaciones del subte fue el último fuego que terminó de cocinar una decisión que se venía madurando en las últimas dos semanas, y sobre todo después de la tragedia de Once. En uno de los anuncios más fuertes desde que gobierna la Ciudad, Mauricio Macri resolvió rechazar el traspaso del subte y el Premetro. Lo justificó en lo que entiende que son las malas condiciones de seguridad del servicio por falta de inversiones y a las ‘decisiones unilaterales’ de parte del Gobierno de Cristina Kirchner. Ahora se abre un panorama de confrontación política y muchas dudas para los usuarios, que por ejemplo no saben si el subte es peligroso, quién los cuidará en los andenes o si el la tarifa volverá a cambiar”.

 

En cambio, para Tiempo Argentino, quien actuó unilateralmente fue el propio Mauricio: “Macri suspendió unilateralmente el traspaso del subte a la Ciudad” y agregó que “Después de aumentar la tarifa un 127%, y cuando todavía falta un mes para que venza el plazo convenido con el gobierno nacional para la transferencia, Mauricio Macri decidió suspender el traspaso del subte a la órbita de la Ciudad de Buenos Aires. ‘Nosotros asumimos la potestad de los subterráneos y la estamos devolviendo en este acto’, declaró, impertérrito, el jefe de gobierno porteño. De inmediato, desde el gobierno nacional, los funcionarios salieron a denunciar ‘inseguridad jurídica’, rechazaron la posibilidad de volver a manejar el subte, y amenazaron con llevar el problema a la Corte Suprema”.

 

En tanto Página 12 tituló “Macri se bajó antes de la primera estación”, mostrándolo, a diferencia de Clarín y La Nación, no como un jefe de estado seguro y decidido, sino como una persona arrepentida de asumir un compromiso. Explicó que “el jefe de Gobierno sostuvo que tomó la decisión por el retiro de la Policía Federal de los subterráneos, algo que había sido anunciado en enero. El proceso de negociación de 90 días –que no había concluido- se inició con la firma el 3 de enero de un acta acuerdo entre los dos gobiernos. Macri subió luego la tarifa del subte un 127 por ciento y ayer avisó que el tema ya salió de su jurisdicción. Le pasó la responsabilidad al Gobierno: ‘Ellos fijarán lo que les parezca’. Desde la Casa Rosada respondieron que el subte ya es de la Ciudad y no hay marcha atrás. ‘Si hace falta ir a la Corte, vamos a ir, porque éste es un convenio que se firmó’, explicó el vicepresidente Amado Boudou”.

 

LA RESPUESTA DE CRISTINA

 

Por su parte, en relación al conflicto con el subte, luego del prolongado discurso de CFK, los medios repararon en la respuesta de la presidenta respecto a la decisión de Macri.

 

Página 12 tituló “Uno no puede andar devolviendo contratos”, citando textualmente a la presidenta y explicó en el desarrollo de su artículo que “Luego entró de lleno al ‘bochornoso episodio’ –el punto más candente del mensaje- ‘en donde me quisieron devolver los subtes por conferencia de prensa’ (…) A cada referencia a Macri, las tribunas festejaban. ‘Yo sé que es ingeniero y no tiene por qué saber derecho, pero tiene que tener algún asesor letrado que le diga que no puede haber ruptura unilateral de los contratos cuando hay ejecución y cuando las partes han cumplido’, sostuvo. Detalló las veces que se había advertido al gobierno porteño sobre el retiro de los 240 policías federales de los subtes, que debía reemplazar con miembros de la Metropolitana que cuenta con 3000 efectivos. ‘Van casi dos meses para organizar 240 personas en un sistema de subtes que había pedido que se los entregaran durante las dos campañas, de los que habían prometido hacer 15 kilómetros por día, por hora, por año, no sé cómo era’, atizó.

 

En cambio, Clarín decidió fortalecer aún más la imagen del jefe porteño. Tituló “Cristina atacó a Macri, pero la Policía volvió al subte”. En su artículo del día anterior donde “(…) se abre un panorama de confrontación política y muchas dudas para los usuarios, que por ejemplo no saben si el subte es peligroso, quién los cuidará en los andenes (…)” esas inquietudes quedaron al margen: la policía volvió al subte y esto no significa que los usuarios ya saben quien los cuidará en los andenes, sino que significa debilidad de CFK: Macri logró torcerle el brazo.

 

Y sobre esto enfatizó: “De pronto, la lógica política de los últimos cuatro años y la dinámica discursiva de ambos líderes políticos se vio alterada: esta vez fue Cristina Kirchner la que tuvo que tomar medidas ante una decisión de Mauricio Macri. La Presidenta reaccionó con virulencia frente a los argumentos que el día anterior había expuesto el jefe de Gobierno para rechazar la transferencia del subte. Lo acusó de no querer hacerse cargo, de protagonizar un episodio bochornoso y de tener actitudes caprichosas y adolescentes. Pero luego anunció que daba marcha atrás con la resolución de retirar la Policía de las estaciones de subtes y que fijaba un nuevo plazo de 30 días para que la Ciudad se pueda hacer cargo de la seguridad con la Metropolitana”. (www.REALPOLITIK.com.ar)



Newsletter

¿En qué espacio jugará Martín Insaurralde en 2015?

Frente para la Victoria.
Frente Renovador.
 

 

Inicio   |   La Plata    |   Berisso   |   Ensenada   |   Provinciales   |   Universitarias   |   Cultura   |   Institucional   |   Contacto
© 2014 Realpolitik . Buenos Aires, Argentina. Todos los derechos reservados
Realpolitik S.R.L.