REALPOLITIK | La realidad de la política bonaerense
NewsLetter
Los hombres que sucederían a Blatter   -    Legislatura Porteña: Piden crear un Hospital Integral para adultos mayores   -    Sergio Massa: “Soy como Rocky”   -    Podemos: Golpeando las puertas del cielo   -    Hecho de sangre en el Centro Gallego   -    Aníbal Fernández sobre la actitud de De Narváez: “Es un ataque deleznable”   -    El Papa recibirá a los jefes de Estado de Venezuela, Chile y Argentina   -    Recalde: "Macri hizo menos en ocho años de gobierno que De la Rúa en tres"   -    Ishii: “Hoy el peronismo se está manejando por las directivas de Máximo”   -    China y Corea del Sur firmaron un acuerdo de libre comercio   -    La Justicia porteña confirmó la multa a Movistar por el corte injustificado de servicio   -    De la Sota tiene su programa de TV diario   -    Corea del Sur: Son 15 los infectados por síndrome respiratorio de coronavirus   -    Entregaron a Julián Langevin la medalla Albert Schweitzer por su trabajo en derechos humanos   -    Scioli junto a la Federación Argentina de Empleados de Comercio   -    Kerry deberá volver a EE.UU. y anular su visita a España tras sufrir un accidente en bicicleta   -    Pacharotti, tajante: "Vamos a pelear la intendencia"   -    El futuro de San Juan Tras el anuncio de Gioja, Basualdo tendría altas posibilidades de llegar a la gobernación   -    Obama desea visitar Cuba antes de concluir mandato   -    Hernán Britos, una personalidad del marketing   -   
 |  3637 visitas
RSSRSS   
El Tiempo Buenos Aires.

Opinión | Correo de lector


¿Qué es “ser facho”?

Charles Chaplin, en su personaje del "Gran Dictador".

Charles Chaplin, en su personaje del "Gran Dictador".





REALPOLITIK | 8 de mayo de 2010

Por DANTE CALORI - dantecalori@speedy.com.ar

 

Antes que nada debemos tener en cuenta que el término “facho” es aquel con el que los que se dicen a sí mismos “democráticos”, tachan a los que no lo son (según ellos).

 

Algo así como si el mundo se dividiese en “democráticos” y “fachos”. División hecha por los que quieren subvertir lo ya establecido y reemplazarlo por algo “nuevo” que han hecho a medida de sus gustos personales.

 

Es decir, para los “democráticos” puede ser “facho” cualquiera que apoye las monarquías (sean parlamentarias o absolutistas), las dictaduras militares y los sistemas de estados confederados.

 

Recordemos que no solo le llaman “fachos” a los fascistas, franquistas, sureños, rosistas, peronistas (no kirchneristas),  nacionalistas, católicos tradicionalistas no conciliares o nazis.

 

También le colocan el adjetivo de “facho/a” a todo aquel que se apoya en corrientes filosóficas tales como: Platón, Aristóteles, Santo Tomás de Aquino, Chesterton y escritos de santos varios como San Agustín.

 

En resumen, se tilda de “facho” a todo aquel que va contra el nuevo orden mundial, a todo aquel que conserva sus tradiciones, a todo aquel que vive de su trabajo o de su estudio sin molestar a nadie y que conserva los valores de la familia, la propiedad privada, el amor a la patria, el orden, el trabajo, el crecimiento de actividades artísticas y científicas en el marco de la filosofía grecorromana y cristiana, la producción agrícola ganadera, la defensa de la moral y las buenas costumbres, la limpieza.

 

Se tilda de “facho” a aquel seguidor de héroes legendarios y héroes históricos que defendían todo lo antes mencionado: Juana de Arco, Santo Tomás Moro, El Cid, Francisco Franco, Luis XIV (para los que no saben combatió en Francia la herejía protestante), Adolfo Hitler, Benito Mussolini, J. M. Rosas, Reyes Católicos, Juan Domingo Perón y sendos virreyes americanos, y patriotas en general, entre otros.

 

Por otro lado, también tildan de “fachos” a los religiosos y conservadores de su religión, siendo esto una descripción incompleta porque habría que ver de qué religión estamos hablando y en qué Nación se desarrolla, así es que este punto es absolutamente relativo.

 

En Argentina, parece haber una gran confusión al respecto, relacionando el término “facho” no solo con todo lo anterior sino también con el racismo. Algunos ignorantes tildan de “fachos” a los racistas, error gravísimo, dado que el racismo, siendo independiente del sistema político y social, está presente en distintas extracciones sociales sean o no democráticas, y está presente en distinto grado en todos los pueblos, apareciendo con más frecuencia, en pueblos que “luchan” por su independencia, como una simple justificación para llevar a cabo actos terroristas, ejemplo País Vasco (convengamos que los que hoy habitan las vascongadas son tan celtíberos como cualquier otro habitante de la península ibérica, más allá de que el pueblo originario de esa zona que ellos ocupan haya sido habitada en épocas primitivas por un pueblo de raza distinta a la ibera y a la celta). La prueba está que muchos racistas, como los vascos, están imbuidos de ideología marxista.

 

Encontramos también racismo en los pobladores de color de Jamaica, que no toleran la presencia de nadie que sea de piel blanca, más allá de que se los trate bien o no.

 

El racismo no empieza con argumentos sino que crea los argumentos en base a cuestiones prácticas que tienen que ver con la organización interna cotidiana y costumbres de un determinado pueblo, más allá de que esté dominado por un sistema democrático o dictatorial.

 

Otra asociación errada es relacionar el tipo de producción económica con el “ser facho”.

 

Lo cierto es que la producción económica es algo directamente relacionado a la organización de un pueblo. Y desde épocas primitivas los pueblos han adoptado distintas economías según sus recursos y sus costumbres ancestrales. Por ejemplo, los pueblos rusos basaban su economía en la producción de granjas comunitarias; los europeos, en la producción agrícola-ganadera para autoconsumo dentro de los feudos y además un sistema de trueque en ciudades portuarias, por artesanías y productos extranjeros, etcétera.

 

Es por eso, que por ejemplo, un europeo del que se dice “facho”, defendería la producción agrícola ganadera, el artesanado, las profesiones liberales, la práctica de artes y oficios, y llegado a nuestras épocas se vuelca por la pequeña y mediana empresa, que sostiene a una familia lejos de tener que emplearse y trabajar para otros, aunque, por necesidad, se emplee para lograr un ahorro que le permita levantar su propio proyecto.

 

En cambio, un ruso sería considerado “facho” si defendiese la producción en granjas comunitarias.

 

Por todo esto, podremos decir que el “ser facho” va más allá del fascismo siendo este, puntualmente, un asunto meramente italiano que se incluye dentro de “el ser facho”. Para ser más clara, el “ser facho” es un conjunto más grande en el que hay un pequeño subconjunto que es el fascismo, como así también otros subconjuntos que son el nazismo, el franquismo, etcétera, etcétera, que pueden intersectarse en ciertas características pero no son exactamente iguales entre sí, ya que en cada uno ha prevalecido los intereses de su propia Patria en ese momento histórico en el que se desarrolló.

 

 

 

(¡) Las opiniones y comentarios publicados en esta sección son de entera responsabilidad del autor o autora. Por lo tanto, vale aclarar, Agencia REALPOLITIK es simplemente un instrumento de difusión de las ideas aquí reflejadas.



ARBA
Newsletter

Tras el acto de agresión al periodista, Francisco de Narváez debería...

Indemnizarlo.
Ir a prisión.
Retirarse de la política.
Regresar a su país.
 

 

Inicio   |   Región Capital    |   Municipales   |   Legislativas   |   Gremiales   |   Provincia   |   Universitarias   |   Opinión   |   Cultura   |   Institucional   |   Contacto
© 2015 Realpolitik . Buenos Aires, Argentina. Todos los derechos reservados
Realpolitik S.R.L.